La Esteban, censuras y redes sociales

Las redes sociales se presentan desde una apariencia de total libertad, no existe la tijera de la censura. Pero esto no se aproxima a la realidad. “Facebook nos ha inhabilitado el perfil al creador y a los administradores del grupo con excusas”, señala Fernando de Toledo Sierra, uno de los responsables del grupo “1.000.000 de firmas para prohibir a Belén Esteban salir más en tv”. Este grupo, con 400.000 miembros, ha centrado su actividad en realizar diversas denuncias sobre los contenidos del programa de Tele5 “Sálvame” ante organismos como la Asociación de Usuarios y Consumidores (AUC), el Defensor del Menor o el ministerio de Industria. 

Mientras, Facebook, según recoge el confidencial.com, considera que el comportamiento de Toledo ha sido molesto o amenazador para otras personas. Los responsables de la red social asegura que estas medidas se han tomado debido cuestiones relacionadas al mal uso que se hace del grupo: “solicitudes de amistad a personas que no conoce, la comunicación periódicamente con extraños mediante mensajes de bandeja de entrada no solicitados y el contacto con otras personas para concertar citas con fines comerciales”. 

 

Pese a que la situación puede parecer anecdótica se hace evidente que las redes sociales también disponen de vigilantes que guardan por el buen o mal uso de sus soportes. Pero, ¿quién conoce las reglas de las redes sociales? Y lo más importante, ¿si los usuarios contradicen los intereses de las redes sociales o sus propietarios cuál será la pena a pagar?, ¿nos declararán persona non grata? Preguntas que cobran una mayor fuerza cuando la consultora InSites Consulting asegura que 940 millones de personas están registradas en las diferentes redes sociales y se pasean por ellas un promedio de 25 minutos diarios. 

Sin duda esto ya lo sabía la de San Blas, por eso acaba de estrenar una docuserie en You Tube sobre su persona. ¿Un intento para lavar su imágen pública? 

 

-Xabier Novo-

Anuncios

Mamá, mamá ¿por qué no me compras…?

A ver si os acordáis de este anuncio:

A pesar de ser la versión estadounidense, seguro que muchos de vosotros habéis rescatado las imágenes con un “ummm… es verdad”. Y es que la publicidad dirigida a niños y jóvenes ha sido una herramienta tradicionalmente utilizada por las marcas, con las lógicas restricciones legales. En el caso de Colgate, además, la campaña de televisión -con lengua y labios incluida-  venía acompañada de una acción de RRPP que se llevó a cabo en los colegios españoles. Los que nacimos el año de Naranjito recordaremos que un día en el cole  venía un señor con bata blanca, unos folletos muy “chulos” y una gran mandíbula de plástico con la que nos enseñaba cómo cepillarnos los dientes así como la importancia que tenía realizarlo después de cada comida. Curiosamente, tras su paso por la clase, todos los niños teníamos un cepillo, una pasta -con sabor a fresa- y el famoso folleto. Todo ello con el logotipo de Colgate, qué curioso.

Hoy he visto una noticia que me ha hecho recordar aquel día. Telefónica lanzará un canal educativo donde los niños pueden encontrar consejos sobre cómo preparar la mochila, gráficos sobre el funcionamiento del sistema respiratorio o chats donde a través de los que hablar con sus amigos de clase y “trabajar juntos”. Todo ello utilizando un “avatar” que el menor puede hacer a su gusto y medida. La iniciativa, llamada Aula 365º ya está funcionando en Argentina y Colombia y la operadora tiene pensado lanzarla en España en septiembre, coincidiendo con la vuelta al cole y con una de las épocas del año que más traspaso de clientes existe entre operadoras. Una medida de fidelización clara dirigida al público más pequeño de la casa pero con una gran capacidad de convencimiento. Podéis ver la web colombiana aquí:

Añadir que durante este verano, Telefónica anunció su entrada mayoritaria en el accionariado de la popular red social Tuenti, toda una apuesta por el público joven tras el fracaso de Keteke.

Las marcas han sabido jugar desde siempre con la famosa imagen del niño tirando del abrigo de la madre insistiendo en el famoso “mamá, mamá ¿por qué no me compras?” que todos hemos empleado alguna vez. La capacidad de “convencimiento” de los niños frente a los mayores ha aumentado con el paso del tiempo y el hijo se ha convertido en el “rey de la casa” aumentando su influencia hasta límites que muchos nunca pudimos sospechar.

Si convences al niño, tienes hecho el 75% del trabajo. Especialmente si vendes productos del hogar o de ocio. ¿Hasta qué punto es moralmente defendible aprovechar la ingenuidad de un niño para vender tus productos?  Cada uno que saque sus conclusiones. Lo que yo sí os puedo decir es que gracias Colgate, o no,  los compañeros de mi clase nunca olvidábamos el cepillo de dientes cuando llegaban las vacaciones.

-Daniel Silverio-

Cuando ser el malo, mola

Home de la web de Vodafone Benditos Malvados

¿Y ahora qué? esa es la pregunta que se hicieron en el departamento de patrocinios de Vodafone cuando se enteraron de que Ferrari había cerrado el fichaje de Alonso, banco Santander de por medio. Tras el paso desastroso por McLaren y la pena -que no gloria- de su segunda etapa en Renault, Alonso por fin lo tenía todo a favor: escudería italiana de primera línea -mucho más afín al público español que una francesa o inglesa y llamándose Ferrari más- patrocinador español y ganas de revancha en la afición.

Sin embargo, desde el punto de vista de la comunicación -concretamente del patrocinio- suponía un reto para Vodafone, principal patrocinador de McLaren. La marca de telefonía tiene que seguir captando clientes en España pero en este caso con todo en contra: una escudería que no goza de especial simpatía en nuestro país, un piloto que no cae bien -Hamilton- y otro que pasa sin llamar demasiado la atención -Button-. Es decir, sin ningún elemento que “enganche” de manera positiva al aficionado español con la escudería McLaren. Es más, me atrevería a decir todo lo contrario: McLaren cae bien en España cuando les gana Alonso, es decir, cuando pierden.

Frente a esta situación, en Vodafone podrían haber tomado la decisión salomónica del Santander: optar claramente por una escudería pero patrocinar ambas para evitar resquemores.

Pero no, las telecos son empresas más desenfadadas en su comunicación que los bancos y decidieron jugársela, y parece que les ha salido bien. ¿Somos los malos de la película? pues vamos a buscar el lado bueno del prota malo. Al fin y al cabo, son los malos de las películas los que dan la emoción a la historia. De esta forma, han conseguido dar la vuelta al concepto y sacar el lado bueno del malo, dando a entender que el bueno de la película -Alonso en este caso- se limita a seguir el ritmo que marca el malo. Y nos han sorprendido a todos con spots como estos. Y, especialmente, con la web www.benditosmalvados.com.

Todo un despliegue de imagen,  sonido y aplicaciones -muy bien hilado, por cierto- en el que plasman este concepto de manera sencilla pero contundente. Incluso, podías participar en un sorteo para poner la marca de tu empresa en el coche de Hamilton durante el GP de Valencia, todo un guiño a las pymes españolas.

Una buena lección de cómo transformar la adversidad en oportunidad. Ahora sólo les queda que Alonso sea campeón del mundo para ser los malos de verdad… o que gane McLaren y puedan seguir siendo los malos de la película.

-Daniel Silverio-

Tiempo o dinero, ¿cuál es la variable clave en el consumo de medios?

Los españoles pasamos delante de la televisión una media de 261 minutos al día, lo que es igual a 4 horas y 21 minutos con el mando a distancia en la mano. Dedicamos a navegar por internet 13,6 horas semanales. Unas 15.725 personas leen diariamente periódicos de pago y otros tantos dedican 115 minutos de su día a escuchar sus emisoras de radio favoritas. Además, España es el único país de Europa con cuatro diarios económicos, quien nos lo iba a decir…

Al ver estos datos se me pasan por la cabeza las siguiente algunas cuestiones: ¿Cómo es posible que sobrevivan tantos diarios en un país con índices de penetración de la prensa tan bajos?, ¿la llegada de la TDT supone el fin de las grandes audiencias, la especialización y segmentación de públicos por contenidos?, ¿dónde se esconde el “iluminado” que vaticinó la desaparición de los diarios de pago con la llegada de los gratuitos? A está última pregunta es muy fácil contestar. Siempre han convivido las tiendas de productos gourmet con los hipermercados que buscan la oferta, lo mismo ha ocurrido con la prensa. Y que conste que lo digo con todo el respeto del mundo a los productos oferta, cada producto responde a diferentes necesidades y demandas.

Respecto al resto de temas… no tengo respuestas para todo. Pero quizá si algunas pautas. De todos modos la madre de todas las interrogantes, al menos para mí, es la siguiente: En una sociedad donde el tiempo es escaso, los ratos de ocio están muy limitados, y el coste de consumir medios es relativamente asequible, pese a esta cruel crisis. ¿Por qué medios? Tal vez por precio, o en realidad se trata de captar la atención, el escaso tiempo del consumidor. No estaremos más ante un “mercado del tiempo”. Los medios compiten por conseguir el tiempo que el público les puede destinar más que por el dinero que les puede aportar, aunque es evidente que detrás de este tiempo existen implicaciones económicas. Este es el reto al que se enfrentan los directores de periódicos, presidentes de cadenas de TV y radio, etc.

Una vez más internet parece, por ahora sólo parece, haber ganado la batalla. Los usuarios pueden de un modo fácil y flexible, acceder a sus contenidos favoritos sin depender de horarios, sin tragar anuncios y muchas veces, aunque no siempre, gratuitamente. A los medios de comunicación on-line solo les falta subir un peldaño más, un pequeño empujón, para alcanzar el mismo nivel que medios de comunicación tradicionales.

Moraleja, señores/as de las tv, revistas, diarios y radios, espabilen, pongan su potente máquina a funcionar, los del código binario les están adelantando, y por la derecha.

Xabier Novo

Los resultados en RRPP son como el valor en la mili, se te supone

¿Cómo ofrecer un servicio, como el de las RRPP, e intentar ganar dinero con él si luego no puedes mostrar resultados al cliente?, ¿cómo es posible que nos jactemos al afirmar que vamos más allá de lo cuantitativo y todavía en pleno siglo XXI no hayamos sido capaces aún de establecer un criterio de medición?

Desde el punto de vista de estrategia las RRPP han vivido a la sombra de la publicidad durante casi 100 años de historia. Seguimos siendo la hermana pequeña de la comunicación, lo que repercute en nuestras ganancias pero también nos otorga unas posibilidades de crecimiento mucho mayor. El nuevo statu quo nos beneficia,  como ya hemos dicho alguna vez la comunicación bidireccional debe ser nuestro territorio, sólo nos falta esa guinda de la medición de resultados, que jamás debió de ser la guinda sino la base de nuestra profesión.

Se ha celebrado en Barcelona la Segunda Cumbre Europea de Medición en Relaciones Públicas organizada por AMEC y el Instituto de Relaciones Públicas, de la que ha surgido una declaración que esperemos sea el principio del salto definitivo para encontrar esa fórmula.

 

Arturo Camacho

De los creadores de noticias como…

Hablar de los comunicados que las empresas hacen llegar a los medios para informar o aportar su visión sobre un determinado hecho ya es algo más que habitual, no cabe duda que elaborar y distribuir estos contenidos es de las actividades más recurridas y recurrentes en las consultoras-agencias de comunicación. Pese a ello, el gran público todavía confía en que las noticias aparecidas en los medios son únicamente fruto de la labor periodística, lo cual no deja de ser en parte cierto… No obstante, este tipo de acciones parece, falsamente, restringida a los medios impresos. Pero, ¿acaso los contenidos informativos de las TV están menos controlados? Entonces, los videocomunicados son la herramienta a aplicar.

Básicamente un videocomunicado es una pieza audiovisual -imágenes y totales, declaraciones de portavoces clave- junto con un pequeño guión que tiene por objetivo presentar un producto o servicio novedoso y convertirlo en noticiable para los informativos de las TV. Para lo cual se hace imprescindible conseguir camuflar a los contenidos, mimetizarlos con temas de actualidad, y evitar que tenga una apariencia comercial-publicitaria. Resulta sencillo imaginar que estas acciones entrañan bastantes riesgos, sobre todo si tenemos en cuenta que su coste es relativamente elevado.

El videocomunicado podría definirse como la herramienta del doble o nada. Si consigues tu minuto y medio en varios informativos nacionales y algún autonómico te aguardan las palmaditas en la espalda y los apretones de manos. En caso contrario… no hace falta decir más. De todos modos, estoy seguro de que a estas alturas de la película todavía hay algunos que piensan que contenidos informativos de las TV son limpios e inmaculados, a no ser que estemos hablando de importantes inversiones publicitarias. Para muestra un botón:

La próxima vez que os sentéis a ver las noticias tratad de distinguir si lo que estáis viendo es 100% pura información o actualidad concebida por alguno de nosotros…. Si lo lográis es que seguramente no hemos hecho bien nuestro trabajo, os estaremos vigilando.

Xabier Novo

KIT KAT: El chocolate crujiente que destruye bosques, o la nueva comunicación de crisis

En la era de Internet una marca ya no puede defender un programa de Responsabilidad Social corporativa sobre el medio ambiente en su página web y paralelamente actuar de manera incoherente.

En marzo de 2010 Greenpeace lanzó una campaña en Internet y Redes Sociales acusando a Nestlé de utilizar aceite de palma en la elaboración de sus productos. El aceite de palma se elabora al alto precio de destruir las selvas tropicales, hábitat natural del orangután, especie en peligro de extinción. Para denúncialo, Greenpeace lanzó el siguiente video.

El video que vas a ver a continuación puede herir tu sensibilidad

Gente de la calle, usuarios de las redes sociales, y sobre todo profesionales de la comunicación no entendían la política de silencio de la Multinacional. Mientras tanto, Greenpeace se movía imparable en las redes sociales: 300.000 visitas solo en el video oficial de You Tube, difusión a través de Facebook, Twitter buscando la implicación de los usuarios difundiendo el link y facilitando acciones concretas de queja ante la marca.

Este caso es solo un ejemplo de una realidad de la que nos hablaba   Daniel Silverio en su post “Si Goebbles levantara la cabeza”: “Internet ha posibilitado un diálogo ente marca y consumidor que permite que éste se forme una opinión más completa de una marca, porque ya no sólo escucha lo que la marca le dice de si misma, sino lo que muchos otros dicen de ella”.

Al margen del objeto de la campaña en sí, Nestlé y Greenpeace nos han dado un punto de partida excelente para reflexionar sobre la nueva comunicación de crisis. Cabe pensar que Nestlé no contestaba porque quería dejarlo pasar, o quizá porque esperaba a ver la repercusión de la campaña antes de efectuar gestiones de comunicación. Sin embargo, me inclino más por la sorpresa ante la novedad, porque, actualmente, en situaciones de  comunicación de crisis, ya no solo se dialoga a través de los medios. Ahora, el consumidor no necesita medios que hablen por él, si no que él utiliza los medios para manifestar sus propias opiniones: votando a la campaña Kit Kat Killer en Facebook o twiteando el video de Youtube en su propia web.

Nestlé ha tardado 2 meses en comprender y en reaccionar ante este nuevo escenario. En consecuencia, si a día de hoy, escribimos en Google “Kit Kat España” la web de Greenpeace Nestlé Killer es la 3ª en aparecer.

Las redes sociales son mucho más que un canal en el que colgar nuestras ideas corporativas repitiendo lo mismo que ya decimos nuestra web. Dejemos de intentar unidireccionalizar la red, y no permitamos que pierda su sentido original.

Perdamos el miedo a no controlarla. Aceptémosla como lo que es, una posibilidad de diálogo en el que hablar con nuestro consumidor de tú a tú, escuchar sus quejas y recomendaciones hechas públicamente, y que sean ellos los que nos ayuden a construir un entorno de marca coherente.

Como finalmente ha hecho Nestlé, que desde el 17 de Mayo se compromete a rechazar el aceite de palma del Grupo Sinar Mas y establece una política con requisitos a sus proveedores. Respuesta de Greenpeace ante el comunicado de Nestlé

-LP-